Cómo interpretar el ciclo bursátil del Ibex 35

¿Es buen momento para invertir algo de nuestros ahorros?


Viendo las gráficas de las últimas semanas, el Ibex 35 parece mostrar signos de recuperación.

Tanto es así que Bankinter en su “Informe de estrategia de inversión y perspectivas para el segundo trimestre de 2018” vaticina en el Ibex 35 una subida potencial del 21% (11.622 puntos) para este año y espera subidas en otros índices internacionales. Según este informe, el potencial de crecimiento se sustenta en que la economía se encuentra en una fase expansiva pero tiene que hacer frente al proteccionismo de EEUU y la vulnerabilidad del sector IT.


Desde un punto de vista técnico parece que asistimos al final del canal bajista desde primeros de año, a pesar del revés con Santander que cayó un 3,25% y acabó con la racha de 5 sesiones al alza del índice.


Con un poco de más de perspectiva, aplicamos los retrocesos de Fibonacci al índice (desde 2013) para ver si encaja con las previsiones del informe de Bankinter. 

Después del doble suelo en febrero y julio de 2016 en los 8.000 puntos el Ibex 35 comenzó a subir, encontró resistencia en torno a los 9.500 y despegó en una frenética carrera hasta los 11.000. Hasta aquí bien, pero después corrigió el mercado y retrocedió de nuevo a los 9.500.


Superadas las famosas resistencias de los 9.500 y 9.800 puntos, debería dirigirse directo a los 10.200 y 10.800 sucesivamente, donde ya ha encontrado resistencias. El siguiente retroceso de Fibonacci se posiciona precisamente en los previstos 11.600 lo que hace probable que nos situemos en valores del año pasado.  

En definitiva, técnicamente al presentar soportes en los 9.500 no parece mal momento para comprar pero no hay que quitar ojo al temor de guerra comercial entre EEUU y China, así como al bono norteamericano a 10 años que se sitúa en torno al 3% y se afianza como valor refugio. Los informes de resultados del primer trimestre de las empresas del Ibex35 arrojan una mejora del 9,6% con respecto al mismo periodo de 2017


El asalto a los 11.000 puntos llegará pero tendrá que esperar. Si los beneficios empresariales y las ventas siguen en aumento, baja inflación, tipos bajos y crecimiento constante, hay que poner en el punto de mira las grandes compañías españolas que han estado muy castigadas; valores como Telefónica, BBVA, Santander Iberdrola e Inditex. 


Si queremos obtener rentabilidades más altas podemos centrarnos en las Small Caps, pequeñas y medianas empresas con baja capitalización bursátil para las cuales hay fondos de inversión muy rentables e interesantes como, Mediolanum Small Caps España con una rentabilidad acumulada del  9.07% este año, Gesconsult Renta Variable (8,47%), Bankia small & Mid Caps España FI Universal (2.97%). 


Como referente de moda tenemos a Santander Small Caps España que está cerrado a nuevas inversiones debido al gran volumen de patrimonio (1.300 millones de euros) lo que le convierte en el mayor fondo de bolsa española. Obtuvo en 2017 un rendimiento del 26,18% y este año alcanza el 4.51% de rentabilidad acumulada.


Raúl Blázquez
Asesor contable y fiscal 
LABE Abogados





Publicación del articulo en el Economista - 11 de Mayo del 2018