Claves para llevar la contabilidad con éxito

El factor que mide la notoriedad de una empresa

El éxito de una empresa pequeña, mediana o grande no solo se mide por el nivel de ventas que es capaz de generar, sino también por cómo se gestionan dichos ingresos y ganancias para todos sus trabajadores. Para esto resulta de gran importancia tener un buen manejo contable que consienta, entre otras cosas saber cuánto ingresa y cuánto sale (gastos) del negocio.

La operaciones que se efectúan dentro de una compañía son para analizarlas, clasificarlas, resumirlas y finalmente adjuntarlas en un balance empresarial que debe esclarecer toda la información y realidad veraz financiera.

En ciertas ocasiones cuando disponemos a emprender en un negocio pequeño, una microempresa (<10 empleados), una tienda física o franquicias, es normal que se carezca de suficientes recursos para contar con un departamento de contabilidad, o por lo menos un profesional que su labor sean los asuntos económicos de la compañía.

Por ello, todas las operaciones que realice la empresa han de ser contabilizadas. Por ejemplo: compras y gastos; ventas e ingresos; adquisiciones y ventas de activos; sueldos y Seguridad Social (S.S.); liquidaciones de impuestos…, entre otras.

¿Qué se necesita para llevar con éxito una buena contabilidad?


          Un programa contable, si es posible que incluya también un programa de facturación. Es la herramienta de trabajo que te ayudará diariamente y te hará mucho más sencilla la contabilidad. En definitiva, te permitirá llevar un mejor control de tus ingresos y gastos, así como de los impuestos.

          Dedicar exclusivamente un registro para los ingresos y otro para los gastos. Simplificará tu comprensión de las cuentas.

         Llevar a rajatabla un registro de los impuestos, éste detalla y ficha las contribuciones que deberás devolver o anular. Por ejemplo, los productos o servicios que se vendan y sean objeto de IVA (Impuesto sobre el Valor Añadido), así como los descuentos o bonificaciones que se efectúen.

         Nunca descuidar los pequeños gastos, los cuales pueden aparentar ser superfluos ya que no son deducibles de impuesto, pero un registro llevado con actualidad te hará tomar conciencia sobre la cantidad de capital que dedicas cada mes a este tipo de gastos.


      Por último y lo más importante, no olvides presentar tantos los libros de contabilidad, como el deposito de cuentas anuales en el Registro Mercantil en los plazos establecidos legalmente. 

      "Detrás del éxito empresarial, hay un experto contable".