Guía para internacionalizar tu empresa en Europa

Todo lo que debes saber sobre el IVA

Te asesoramos en la internacionalización de tu empresa

Desde hace ya algún tiempo, y debido a la caída del consumo interior en España, muchas empresas han llevado a cabo un giro estratégico y han considerado las operaciones intracomunitarias como uno de sus objetivo prioritarios. Teniendo en cuenta que el destino principal de las exportaciones españolas es la Unión Europea, resulta conveniente estar familiarizado con el régimen de IVA propio de estas transacciones. 

Planificación fiscal del IVA en operaciones internacionales o intracomunitarias


Aquellos empresarios que realizan operaciones transfronterizas, les interesa especialmente una correcta planificación en materia de IVA. De lo contrario, una mala planificación puede ocasionar un coste económico excesivo en sus operaciones.

Ante esto, los empresarios y operadores que actúan en el exterior han de saber que pueden planificar y optimizar sus obligaciones tributarias correspondientes al IVA.

De esta forma con una buena planificación del IVA podemos evitar pérdidas indeseadas e innecesarias.

Lo importante es poder acceder un buen asesoramiento que permita realizar varias alternativas al empresario para no cometer errores cuando realice operaciones en comercio exterior.

Opciones de planificación


El objetivo que se plante con la planificación del IVA, es que este impuesto siga teniendo la consideración de “neutro”. Es decir que no provoque en el sujeto pasivo del impuesto, el empresario, una carga que no debe soportar atendiendo a la configuración del impuesto en relaciones intracomunitarias o internacionales.

Así, para conseguir una buena planificación, hay que tener en cuenta varias circunstancias sobre el tratamiento del sujeto pasivo en el Estado donde opere o tenga intención de operar, en concreto, las siguientes:

Tipos de gravamen aplicables a mercancías o productos en los distintos Estados.

Requisitos formales exigidos por la ley del impuesto de cada país para el ejercicio de la deducción de IVA soportado.

Posibilidad de utilizar créditos de IVA en ejercicios futuros, compensándolos con pagos posteriores.

Las opciones


La normativa referente al IVA deja las siguientes opciones de planificación a favor de los obligados tributarios.

En concreto:

Excepción


No obstante, esta última norma es aplicada de modo diferente en los distintos Estados miembros de la UE. Así por ejemplo:

  • “En Suecia, Finlandia, Alemania, Irlanda o Italia son muy flexibles, admitiendo la simplificación aun en el caso de que el operador intermedio esté registrado en alguno de los otros dos Estados intervinientes en la operación”.

  • “En Portugal, Reino Unido o Francia sólo permiten la simplificación si el intermediario está registrado por IVA en el Estado de envío de los bienes, pero no en el Estado miembro de recepción”.

  • “Hay países muy inflexibles, como España, Dinamarca, Luxemburgo o Portugal en la interpretación de la Directiva comunitaria: sólo admiten la aplicación de la simplificación cuando el intermediario no esté identificado a efectos del IVA en ninguno de los otros dos Estados intervinientes en la operación. Pero, no obstante, permiten la simplificación cuando sean cuatro o más los operadores incluidos en la cadena de operaciones intracomunitarias”.

De lo expuesto se desprende que la manera mediante la cual las empresas pueden disfrutar de las opciones descritas no es la misma en todo el territorio comunitario IVA, sino que varía según de qué Estado se trate.

Funcionamiento 

Intuitivamente podemos diferenciar entre importaciones  y exportaciones. Sin embargo en el ámbito de operaciones entre países de la UE no utilizamos esta terminología sino que hablamos de adquisiciones y entregas intracomunitarias. Además ha de distinguirse entre las operaciones que conllevan el intercambio de bienes de aquellas que consisten en la prestación de servicios. Por último es necesario distinguir las operaciones en función de si el destinatario es un empresario o profesional o un consumidor final. 

En cuanto al funcionamiento del impuesto, la regla general es que el sujeto pasivo del impuesto es el empresario o profesional que realice la entrega de bienes o preste los servicios sujetos al IVA. Sin embargo en el ámbito de operaciones intracomunitarias hay que tener en cuenta la regla especial de “inversión del sujeto pasivo”: es sujeto pasivo el empresario o profesional que recibe los bienes o los servicios, esto es, el destinatario. 

Hechas estas sucintas precisiones podemos aclarar el régimen de las operaciones  más habituales: 

  • Adquisición de bienes de países de otros países de la UE. Llamadas “Adquisiciones intracomunitaria de bienes” a efectos de IVA.  La regla general es la tributación en España, y por tanto habrá de llevar IVA español. En este tipo de operaciones rige la  “inversión del sujeto pasivo” por lo que tendremos que auto-repercutirnos el IVA, es decir, recibiremos una factura sin IVA y nosotros mismos deberemos registrar un mayor IVA soportado y además un mayor IVA repercutido por la misma cuantía. 

  • Entrega de bienes a otros países de la UE. Llamadas “Entregas intracomunitarias de bienes”. 

Están exentas de IVA si el adquirente es un empresario o profesional identificado a efectos del IVA en un Estado Miembro distinto de España. La consecuencia práctica es que no hay que repercutir IVA en la factura ya que la operación no lleva IVA español. 

Sin embargo que no lleve IVA no quiere decir que no haya que cumplir con las obligaciones de facturación correspondientes. Por ello la factura ha de estar correctamente confeccionada recogiendo los requisitos del reglamento de facturación que posteriormente analizamos. En la factura habrá que consignar expresamente que la operación está exenta haciendo referencia a los  correspondientes preceptos de la Ley del IVA o de la Directiva de IVA. 

Si vendemos bienes a consumidores finales la operación lleva IVA español por lo que habrá de incluirse el IVA en la factura. 

  • Prestación de servicios a empresarios situados en otros Estados Miembros. Como regla general, la operación se localiza en destino por lo que llevará el IVA del país del empresario destinatario. Además el sujeto pasivo del IVA será el destinatario de la operación por lo que nosotros no habremos de repercutir IVA en la factura. 

En este punto es importante destacar que aunque la operación se localice en otro Estado Miembro, debiendo el  empresario destinatario del servicio auto-repercutirse el IVA propio de su país, la aplicación de la Directiva de IVA  y del reglamento de facturación hacen que la factura deba ser confeccionada conforme a las reglas españolas. 

Sin embargo si prestamos servicios a consumidores finales la operación lleva IVA español por lo que habrá de incluirse el IVA en la factura. 

  • Adquisición de servicios a otros Estados Miembros. La regla general es la tributación en España, y por tanto habrá de llevar IVA español.  Además en este tipo de operaciones rige el principio de la “inversión del sujeto pasivo” por lo que tendremos que auto-repercutirnos el IVA, es decir, recibiremos una factura sin IVA,  nosotros mismos deberemos registrar un mayor IVA soportado y además un mayor IVA repercutido por la misma cuantía.

Mas información >> Te explicamos qué opción de planificación fiscal se ajusta mejor a tu empresa

Factura con IVA o sin IVA ¿Qué debo hacer?


Primero debes acotar la zona de aplicación del impuesto, de esta forma debes entender que todas las operaciones que emitas para aplicar IVA deben estar dentro del TAI. 

Esto supone que zonas excluidas del TAI como Canarias, Ceuta y Melilla, se equiparan a Estados terceros no miembros de la UE y por lo tanto no están sujetas a IVA. 

De esta forma, cuando nuestra intención es realizar operaciones dentro del TAI, podemos encontrarnos con dos posibles pautas a seguir:

Si tu cliente es un consumidor final

Tus facturas deben llevar simplemente el tipo de IVA español que aplicas con normalidad.

Excepción: No obstante hay una excepción, la venta de productos o la prestación de servicios electrónicos a consumidores finales, debes aplicar el IVA vigente en el país donde reside tu cliente

Si tu cliente es una empresa o profesional

1º Debes averiguar que tanto tú como tu cliente estáis dados de alta en el Registro de Operadores Intracomunitarios (ROI). 
Para realizar la consulta puedes clicar en el link anterior y completar el formulario de consulta, lo que requerirá saber tu NIF y el NIF del empresario destinatario de la operación. Una vez realizada la consulta pueden darse varias circunstancias:

  • En caso que los dos aparezcáis registrados entonces DEBES REALIZAR TU FACTURA SIN IVA. Con referencia a la exención del articulo

  • En caso contrario, deberás realizar tu factura con el IVA habitual.

2º Si no estás dado de alta en el ROI, podrás darte de alta cumplimentando el modelo 036. No olvides marcar la casilla 582solicitando el alta expresa en el ROI, ya que sino no se dará de alta en el citado registro.

Al enviar la solicitud la Agencia tributaria te asignará un NIF intracomunitario que tendrás que poner en tus facturas que realices con sujetos intracomunitarios.

De todos modos, existen alternativas para realizar una planificación del IVA en las operaciones internacionales.


¿Qué sucede cuando soy el cliente de una operación intracomunitaria?

En este caso se aplica la regla de la inversión del sujeto pasivo que a continuación detallamos:

  1. Esto implica que, en lugar de ser el vendedor el encargado de recaudar el IVA e ingresar el importe en Hacienda, será el comprador quien realice esta operación.

  2. Hay que señalar que esta regla solo es de aplicación si la factura procede de una empresa o profesional de la UE sin IVA, al estar los dos en registrados en el ROI.

  3. A continuación tendrás que autorrepercutirte y autodeducirte simultáneamente el IVA que debería haber tenido la operación. Te lo explicamos con un ejemplo: Si tienes una factura de 100 € y aplicas el IVA del 21% los importes soportados y repercutidos serán del 21 €.

  4. Estas cantidades debes ponerlas en las casillas destinadas a tal fin en el modelo 303 trimestral

Y en relación con el modelo 349

Has de saber que todas las operaciones intracomunitarias han de estar declaradas a través del modelo 349. Deberá presentarse en los primeros 20 días del mes siguiente de las operaciones, o en los 20 primeros días de los meses de Abril, Julio, Octubre y Enero si se presentan declaraciones trimestrales.

La LIVA establece reglas especiales de localización para determinados servicios, como son los relacionados con inmuebles, servicios de transporte, de mediación, servicios prestados por vía electrónica, entre otros que habrá que analizar caso por caso para verificar donde se entiende prestado el servicio y en consecuencia determinar la sujeción al IVA español. 

Obligaciones Registrales

Para llevar a cabo estas operaciones es necesario registrarse en el Registro de Operadores Intracomunitarios (ROI). La inscripción se realiza presentado el modelo 036 en el que habrá que marcar la casilla 582 solicitando la inscripción en el ROI. Requisito previo al de presentar el modelo 036 es el de disponer de un NIF IVA. 

Obligaciones de requerimiento de información

El empresario que lleva a cabo la entrega o la prestación de servicios ha de comprobar que el empresario que le compra está inscrito en el ROI de su país. Por ello éste último deberá comunicar su NIF al empresario que “exporta” para que éste pueda comprobar su veracidad. Esta comprobación se puede hacer desde la página web de la Comisión Europea.

Obligaciones formales  

La información relativa a estas operaciones se recoge en las declaraciones de los modelos 303  y 349. La primera refleja la declaración trimestral de IVA en la que también han de incluirse las cuotas correspondientes a las operaciones intracomunitarias. La segunda constituye una declaración informativa de las operaciones intracomunitarias, es decir, a diferencia de la anterior no se trata de una autoliquidación de impuestos, sino de una relación de las operaciones intracomunitarias realizadas. Dependiendo del volumen de operaciones, la declaración será mensual, anual, bimensual o trimestral. 

Requisitos para la deducibilidad de las facturas

 Sólo será recuperable el IVA que hayamos pagado en tanto en cuanto las facturas con las que contemos cumplan todos y cada uno de los siguientes requisitos: 

  1. Número y, en su caso, serie. La numeración de las facturas dentro de cada serie será correlativa.
    La fecha de su expedición.

  2. Nombre y apellidos, razón o denominación social completa, tanto del obligado a expedir factura como del destinatario de las operaciones.

  3. Número de Identificación Fiscal atribuido por la Administración tributaria española o, en su caso, por la de otro Estado miembro de la Unión Europea, con el que ha realizado la operación el obligado a expedir la factura.

  4. Domicilio, tanto del obligado a expedir factura como del destinatario de las operaciones.

  5. Descripción de las operaciones, consignándose todos los datos necesarios para la determinación de la base imponible del Impuesto, tal y como ésta se define por los artículos 78 y 79 de la Ley del Impuesto, correspondiente a aquéllas y su importe, incluyendo el precio unitario sin Impuesto de dichas operaciones, así como cualquier descuento o rebaja que no esté incluido en dicho precio unitario.

  6. El tipo impositivo o tipos impositivos, en su caso, aplicados a las operaciones.

  7. La cuota tributaria que, en su caso, se repercuta, que deberá consignarse por separado. 

  8. La fecha en que se hayan efectuado las operaciones que se documentan o en la que, en su caso, se haya recibido el pago anticipado, siempre que se trate de una fecha distinta a la de expedición de la factura. 

  9. En el supuesto de que la operación que se documenta en una factura esté exenta del Impuesto, una referencia a las disposiciones correspondientes de la Directiva 2006/112/CE, de 28 de noviembre, relativa al sistema común del Impuesto sobre el Valor Añadido, o a los preceptos correspondientes de la Ley del Impuesto o indicación de que la operación está exenta.

  10. En las entregas de medios de transporte nuevos a que se refiere el artículo 25 de la Ley del Impuesto, sus características, la fecha de su primera puesta en servicio y las distancias recorridas u horas de navegación o vuelo realizadas hasta su entrega. 

  11. En caso de que sea el adquirente o destinatario de la entrega o prestación quien expida la factura en lugar del proveedor o prestador, de conformidad con lo establecido en el artículo 5 de este Reglamento, la mención «facturación por el destinatario». 

  12. En el caso de que el sujeto pasivo del Impuesto sea el adquirente o el destinatario de la operación, la mención «inversión del sujeto pasivo». 

  13. En caso de aplicación del régimen especial de las agencias de viajes, la mención «régimen especial de las agencias de viajes». 

  14. En caso de aplicación del régimen especial de los bienes usados, objetos de arte,  antigüedades y objetos de colección, la mención «régimen especial de los bienes usados», «régimen especial de los objetos de arte» o «régimen especial de las antigüedades y objetos de colección». 

  15. En el caso de aplicación del régimen especial del criterio de caja la mención «régimen  especial del criterio de caja.

Cambios con efecto a partir del 1 de enero de 2019 


Actualmente, si un autónomo español presta a un particular de otro Estado miembro, como por ejemplo, Alemania, un servicio por vía electrónica, debe aplicarle el IVA alemán, y ese IVA lo debe declarar en España a través del régimen de Mini Ventanilla Única.

Pues bien a partir del 01/01/2019, ese autónomo español aplicará en sus servicios prestados por vía electrónica el IVA español si cumple estos 3 requisitos:

  1. Que solo esté establecido en España (que es lo habitual).

  2. Que los servicios sean prestados a particulares de otros Estados miembros.

  3. Que el importe total (excluido el IVA) de los servicios prestados a particulares de otros Estados miembros en el curso del año corriente no supere los 10.000,00 €, ni tampoco haya superado esa cantidad en el curso del año precedente.

Cambios con efecto a partir del 1 de enero de 2021


El régimen especial de IVA aplicable a los servicios prestados por vía electrónica se amplía a las ventas intracomunitarias a distancia de bienes. Actualmente si un autónomo español vende bienes a un particular alemán, le aplica el IVA español. A partir del 01/01/2021, se aplicará el régimen especial, por lo que la venta se sujetará al IVA del país del comprador, en este caso al IVA alemán.

También las ventas a distancia de bienes importados de terceros países (India, China, EEUU,…) sufrirán cambios pues se introduce un régimen especial similar al de servicios prestados por vía electrónica.

Por último, se suprimirá la exención a la importación de productos en pequeños envíos de escaso valor.



Te ayudamos en la planificación fiscal de tu empresa