La justicia habla: los repartidores de Deliveroo no son autónomos

Esta sentencia podría afectar a todas las empresas digitales de reparto a domicilio

Varapalo judicial para Deliveroo, la plataforma digital de reparto de comida a domicilio cuyos repartidores inundan con sus bicis y motos las calles de las principales ciudades españolas. El juzgado de lo Social número 6 de Valencia ha fallado que un extrabajador de Deliveroo no era un autónomo, como la compañía aseguraba, sino un asalariado, por lo que su Seguridad Social debería haberla asumido la empresa. Ahora, Deliveroo tendrá que indemnizar con 705,13 euros por despido improcedente al trabajador que le denunció o readmitirle en sus filas.

Esta sentencia, la primera en España sobre el modelo laboral de este tipo de empresas, considera que la relación de prestación de servicios era “laboral” y, consecuentemente, había “fraude de ley” al encuadrar al trabajador como autónomo. La juez de primera instancia sigue de esta forma el razonamiento de la Inspección de Trabajo de Valencia, que ya había calificado así esa sentencia y dictado que los riders –como se conocen popularmente a los repartidores- en realidad son falsos autónomos porque la empresa controla todo el proceso productivo, desde las horas que debe trabajar el empleado hasta los trabajos que debe realizar o las tarifas.

“En este caso, admitida la voluntariedad de los servicios prestados por el demandante, no puede sino concluirse que se han en el concreto supuesto de hecho las notas características de la relación laboral de ajeneidad y dependencia, ya que la presentación de servicios del demandante a favor de la demandada presenta rasgos que sólo son concebibles en el dependiente y por cuenta ajena”, asegura la magistrada en la sentencia.

Hasta el momento, la compañía digital británica había evitado los tribunales gracias a acuerdos extrajudiciales.

Aunque la juez sólo se ha pronunciado sobre el caso particular del exrepartidor de Deliveroo, ha hecho referencia a varias prácticas del modelo laboral que utilizan las plataformas de reparto de comida a domicilio, lo que en el futuro podría afectar también a otras empresas de este tipo como Glovo o Ubereats.

La sentencia puede ser recurrida ante el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana, pero por el momento, Deliveroo no ha anunciado que presentará un recurso a la condena. Paralelamente, hace unos días se celebró otro juicio, con una sentencia aún pendiente, en Barcelona, de 16 exempleados que reclamaban ser considerados como trabajadores por cuenta ajena. Hasta el momento, la compañía digital británica había evitado los tribunales gracias a acuerdos extrajudiciales.


Contacta con un abogado laboralista

 Primera consulta gratis y sin compromiso