¿Qué es el silencio administrativo? Todo sobre este término legal

¿Qué es el silencio administrativo? Todo sobre este término legal

7 de junio de 2023
7 de junio de 2023

¿Alguna vez has presentado una solicitud o petición a una entidad administrativa y has esperado más tiempo del debido sin obtener una respuesta? Si es así, has experimentado lo que se conoce como “Silencio Administrativo”.

Qué es silencio administrativo

El silencio administrativo es un término legal que hace referencia a la ausencia de respuesta de la administración pública a una solicitud o recurso presentado en tiempo y forma. Esta ausencia de respuesta puede ser interpretada de dos maneras diferentes, dependiendo de la legislación aplicable: positiva o negativa.

Tipos

El silencio administrativo puede ser de dos tipos principales: positivo y negativo. Pero, ¿qué significan exactamente estos términos?

Silencio Administrativo Positivo

El silencio administrativo positivo ocurre cuando la falta de respuesta por parte de la administración se considera como una respuesta afirmativa a la solicitud o recurso.

Este tipo de silencio es muy útil para evitar que la administración retrase intencionadamente la tramitación de los expedientes. De esta manera, se presume que nuestra solicitud ha sido aceptada si no hemos obtenido respuesta en el tiempo legalmente establecido.

Silencio Administrativo Negativo

Por otro lado, el silencio administrativo negativo significa que la falta de respuesta se interpreta como una denegación de la solicitud o recurso.

Este tipo de silencio puede ser frustrante, ya que significa que, aunque no hemos recibido una negación explícita, nuestra solicitud no ha sido aprobada.

Plazos

El plazo para que una administración pública responda a una solicitud varía dependiendo del tipo de procedimiento y de la administración que lo gestione. No obstante, en términos generales, el plazo máximo establecido es de tres meses.

Si tras este período no se ha obtenido respuesta, se puede considerar que ha operado el silencio administrativo. Sin embargo, la interpretación de este silencio depende de si estamos ante un silencio positivo o negativo. En el primer caso, la ausencia de respuesta se interpreta como una aprobación a la petición del ciudadano. Por otro lado, el silencio negativo implica que la solicitud se ha denegado.

Es importante señalar que la conclusión de que el silencio administrativo ha operado no exime a la administración de emitir una resolución expresa. Sin embargo, si la resolución llega tarde, no tendrá efectos retroactivos.

Silencio Administrativo: Ley 39/2015

La Ley 39/2015, de 1 de octubre, del Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas, establece las normas generales que rigen el silencio administrativo en España.

Según esta ley, el silencio administrativo tiene un carácter positivo por defecto, es decir, si la administración no responde, se entenderá que la solicitud ha sido aceptada. No obstante, hay excepciones para determinados procedimientos, en los que el silencio será negativo, como por ejemplo en los procedimientos sancionadores o en aquellos que afecten al interés general.

Además, la Ley 39/2015 establece que, incluso si opera el silencio administrativo, la administración está obligada a emitir una resolución expresa y a notificarla al interesado en todo caso.

En qué situaciones aplica el Silencio Administrativo

El silencio administrativo aplica en cualquier situación donde se haya presentado una solicitud o recurso ante una entidad administrativa y no se reciba respuesta en el plazo establecido por la ley.

Ejemplos de Silencio Administrativo en la Práctica

Para comprender mejor cómo funciona el silencio administrativo, veamos algunos ejemplos prácticos.

Ejemplo de Silencio Administrativo Positivo

Imaginemos que has solicitado un permiso para construir un garaje en tu propiedad. Según la normativa local, la administración tiene 2 meses para responder. Si después de este plazo no recibes ninguna respuesta, puedes asumir que tu solicitud ha sido aceptada gracias al silencio administrativo positivo.

Este ejemplo demuestra cómo el silencio administrativo puede facilitar los trámites y evitar demoras innecesarias.

Ejemplo de Silencio Administrativo Negativo

Por otro lado, supongamos que has presentado una solicitud para una beca de estudios. Según las regulaciones, la administración debe responder en un plazo de 3 meses. Si no recibes ninguna respuesta después de este tiempo, debido al silencio administrativo negativo, debes asumir que tu solicitud ha sido denegada.

Este ejemplo muestra cómo el silencio administrativo negativo puede resultar en una denegación implícita, a pesar de la falta de comunicación explícita.

Por qué contar con la ayuda de un abogado si te encuentras en situación de silencio administrativo

En caso de encontrarte con silencio administrativo, es aconsejable consultar con nuestros abogados especialistas en derecho administrativo Ellos podrán guiarte sobre los pasos a seguir y cómo proceder según tu situación específica.

El silencio administrativo es un aspecto clave en las relaciones con la administración pública. Aunque puede ser frustrante no recibir una respuesta explícita a una solicitud, es importante entender que este silencio tiene su propio significado legal. Al familiarizarte con los conceptos de silencio administrativo positivo y negativo, podrás navegar mejor este terreno y entender qué significa la ausencia de respuesta en tu caso particular.